Las Administraciones Públicas cerraron 2006 con un superávit de casi 18.000 millones de euros, el 1,8% del PIB

La Deuda Pública se situó por debajo del 40% del PIB, el nivel más bajo de los últimos 20 años

28 de febrero de 2007. Por segundo año consecutivo, las Administraciones Públicas cerraron 2006 con superávit, que fue además un 74,8% superior al alcanzado en 2005, según los datos de ejecución presupuestaria que han presentado hoy el Vicepresidente segundo y Ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, y el Secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.

Principales indicadores de la actividad económica y financiera Abre nueva ventana

Las Administraciones Públicas alcanzaron en su conjunto un superávit de 17.898 millones de euros, lo que equivale al 1,83% del PIB en términos de Contabilidad Nacional. Cabe resaltar que sólo cuatro países de la zona euro tienen superávit y de ellos, España ostenta el segundo mayor superávit después de Finlandia.

El superávit del 1,83% de las Administraciones Públicas es consecuencia de un saldo positivo de la Administración Central (Estado y organismos autónomos) del 0,82%, mientras el conjunto de las Comunidades Autónomas registraron un superávit del 0,02%. Las Corporaciones Locales obtuvieron un déficit del 0,21%, y la Seguridad Social obtuvo un superávit del 1,20%.

El superávit alcanzado en el pasado ejercicio permitirá seguir reduciendo la Deuda Pública y elevar las aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

En 2006 el peso de la Deuda Pública ha vuelto a caer, situándose en el 39,8% del PIB, una reducción de más de tres puntos frente al año anterior y que representa el nivel más bajo de los últimos 20 años.

Asimismo, la positiva evolución de las cuentas de la Seguridad Social propiciará que sigan haciéndose aportaciones al Fondo de Reserva, que dispone ya de 40.334 millones de euros. Por tanto, su dotación se ha duplicado en los casi tres años de legislatura.

El superávit del Estado se debe en gran parte a la buena marcha de los ingresos tributarios, que crecieron un 11,6% sobre la recaudación del año 2005. Este incremento es un fiel reflejo de la excelente situación de la economía española y del mercado de trabajo y de los positivos efectos derivados de la lucha contra el fraude.

En la evolución de los principales impuestos cabe destacar el comportamiento del IRPF y del Impuesto de Sociedades que aumentaron un 14,8% y un 14,5% respectivamente, como consecuencia de los beneficios de las empresas en 2006, de la buena evolución de las rentas de capital, y de la elevada creación de empleo. Por su parte, el IVA creció un 9,6% en comparación al ejercicio anterior, en sintonía con la evolución del gasto en consumo final.

El superávit del Estado es también consecuencia de una política presupuestaria prudente que mantiene el gasto público por debajo del 40% del PIB (a finales de 2006 se situó en el 38,4%). No obstante, este control del gasto público es perfectamente compatible con un esfuerzo notable desde el inicio de la legislatura en las áreas prioritarias: la productividad, la calidad de los servicios públicos, las mejoras sociales y la solidaridad.

Cercador

Formulari del cercador genèric del Ministeri d'Hisenda i Funció Pública

AgendaAgenda

2017
Agost
DDDDDDD
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031123

Banners Destacados

Enllaços a informació destacada del Ministeri d'Hisenda i Funció Pública

Seu Electrónica (Abre nueva ventana)Banc de dades economico financeres (Abre nueva ventana)Central de informacionParticipació pública en projectes normatius