El Gobierno presenta en el Parlamento los Presupuestos Generales del Estado para 2010

El gasto social supone más de la mitad del total de los gastos consolidados.El Estado aportará más de 16.000 millones de euros a las prestaciones por desempleo.Los recursos para el desarrollo de la Ley de Dependencia se incrementan un 35,9%.La inversión en infraestructuras, I+D+i y educación sigue siendo la apuesta clave para el cambio de modelo productivo.El esfuerzo moderado de ajuste fiscal supone un incremento del 0,6% del PIB.

29 de septiembre de 2009. La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado para 2010. Estos Presupuestos se enmarcan en un contexto de crisis económica generalizada a nivel mundial, y se orientan a la estrategia de salida de la crisis, la reactivación de la economía española y la recuperación del equilibrio presupuestario. Se trata de unos Presupuestos austeros, comprometidos con el cambio de modelo productivo que nos permita crecer de forma equilibrada y sostenible y generar empleos de calidad y prioriza, por tanto, el gasto en los sectores que más pueden contribuir a este cambio, como las infraestructuras, la I+D+i o la educación. Son también unos Presupuestos con un marcado carácter solidario, que garantizan la protección social a los sectores más débiles reforzando el gasto en desempleo, pensiones y dependencia.

Además, los Presupuestos combinan un esfuerzo de contención en el gasto sin precedentes en todas aquellas partidas no prioritarias, con una reforma fiscal moderada que permitirá iniciar la senda para el cumplimiento del compromiso del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en el año 2012. 

UN ESFUERZO FISCAL MODERADO Y SOLIDARIO

Los ingresos no financieros del Estado, después de la cesión a los entes territoriales, alcanzarán los 121.627 millones de euros, un 21,2% por encima de la previsión de liquidación de 2009. Crecen, por tanto, a diferencia de 2009, principalmente por el comportamiento menos negativo de la economía, la revisión de algunas de las medidas adoptadas en años anteriores para hacer frente a la crisis y a la adopción de nuevas medidas impositivas.

La recaudación por IRPF alcanzará los 70.446 millones de euros, un 7,2% más que en 2009, principalmente por la eliminación de la deducción de los 400 euros, el aumento de la tributación de la renta del ahorro y el efecto en la cuota diferencial del anticipo a 2009 de parte de la deducción por inversión en vivienda habitual.

En el caso del Impuesto sobre Sociedades, los ingresos previstos disminuirán un 9,5%, descenso menor que el de 2009. Este descenso se relaciona con la rebaja de 5 puntos aplicada a PYMES que mantengan el empleo y con los menores beneficios empresariales obtenidos en 2009. En el IVA, la recaudación crecerá un 26,1%, por la desaparición del efecto del régimen de devolución mensual introducido en 2009 y el aumento de los tipos de gravamen previsto para el segundo semestre de 2010.

El ajuste fiscal que se propone en los Presupuestos Generales del Estado para 2010 supone unos ingresos adicionales de casi 11.000 millones de euros, 6.500 de los cuales tendrán un efecto en caja durante el año 2010. Esto permite reducir en tres décimas el objetivo de estabilidad que se aprobó en el mes de junio para el Estado. Así, el déficit para el 2010 de la Administración Central se calcula en un 5,4%. El resto del efecto de la mayor recaudación por la reforma fiscal se traslada a las administraciones territoriales, que podrán, de esta forma, contar con mayores ingresos para una reducción equivalente de su déficit público.

AUSTERIDAD Y PRIORIDAD DEL GASTO SOCIAL

Los Presupuestos Generales del Estado para 2010 suponen un esfuerzo de austeridad en el gasto público sin precedentes, adoptando medidas de recorte en aquellas partidas no prioritarias. Así, el gasto no financiero para 2010 se situará en 185.249 millones de euros, un 3,9% menos que en 2009, en términos homogéneos. Por su parte, los ministerios verán reducidos sus recursos en aquellas partidas no prioritarias en un 5,4%, respecto al presupuesto homogéneo del 2009.

En línea con las decisiones de austeridad que ya se tomaron para este año, se congelan por segundo año consecutivo las retribuciones de los altos cargos del Gobierno y de otras instituciones del Estado y se reduce la Oferta de Empleo Público, excepto en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y en el ámbito de la Justicia.

En cuanto a las prioridades de gasto, se concentran en las partidas de protección social, reforzando el gasto en desempleo, pensiones y dependencia. El gasto social representará el 51,6% del gasto total de los Presupuestos Generales consolidados, lo que se traduce en un total de 180.848 millones de euros, 6.636 más que en 2009. El Gobierno mantiene, por tanto, el compromiso de garantizar el derecho de los trabajadores desempleados al cobro de las prestaciones por desempleo, que supondrá una contribución del Estado al Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) de 16.490 millones de euros.

Además, los Presupuestos dedican una especial atención a las políticas activas de empleo, que se dotan de 7.782,52 millones de euros, e incluyen también la ampliación de la prestación por desempleo de 420€ a los trabajadores que han agotado las prestaciones y subsidios previos. En definitiva, el Ejecutivo destinará importantes esfuerzos presupuestarios a afrontar la situación actual del mercado laboral español.

Por otra parte, siguiendo con el esfuerzo realizado en años anteriores, la Ley de Dependencia continuará su implantación e incrementa su dotación en un 35,9%, hasta 1.598 millones de euros. En cuanto a la política de pensiones, estará dotada con 108.282,71 millones de euros, un 2,1% más que en 2009. Las pensiones crecerán con carácter general un 1% y las mínimas, entre el 2% y el 5%, con una media del 4%.

INVERSIÓN PRODUCTIVA Y EDUCACIÓN

Ante la presente situación económica, los Presupuestos hacen un esfuerzo por mantener en los niveles actuales, ya de por sí muy elevados, la inversión pública en infraestructuras y en I+D+i, además de seguir apostando claramente por la educación como políticas clave del cambio de modelo productivo.

De esta forma, la inversión del conjunto del sector público estatal en infraestructuras ascenderá a 24.006 millones de euros. Las políticas de impulso de I+D+i estarán dotadas con 7.946 millones de euros. España ha realizado un gran esfuerzo para cerrar la brecha tecnológica respecto a los países de nuestro entorno y entre 2004 y 2010, el gasto total en I+D+i habrá crecido un 173,6%. Estas políticas, que son prioritarias de cara al futuro y a la estrategia de salida de la crisis, suponen un 6,3% del total del presupuesto de gastos consolidados.

En cuanto a los recursos destinados a educación, se incrementarán en 101 millones de euros en 2010, para alcanzar un total de 3.089 millones de euros. El Gobierno va a impulsar el cambio y la modernización del sistema universitario, además de desarrollar el Programa Escuela 2.0, continuar con el Plan Educa3 e incrementar los programas de becas.

Finalmente, hay que destacar que se aumentará la dotación para la modernización de la justicia, con 160 millones de euros más en las dotaciones presupuestarias, un 9,7% más que en el presupuesto de 2009.

Enlace (pdf): Presentación Presupuestos Generales del Estado 2010Abre nueva ventana

Cercador

Formulari del cercador genèric del Ministeri d'Hisenda i Funció Pública

Agenda

2017
Març
DDDDDDD
272812345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112

Banners Destacados

Enllaços a informació destacada del Ministeri d'Hisenda i Funció Pública

Seu Electrónica (Abre nueva ventana)Escrigui al ministeriCentral de informacionPortal de la transparencia (Abre nueva ventana)Participacion pública en proyectos normativos