El Estado registró hasta septiembre un déficit de 36.363 millones de euros, el 3,45% del PIB

Carlos Ocaña

Los ingresos impositivos crecen un 13,5% como consecuencia de la estabilización de la economía y el efecto de las medidas de consolidación fiscal aprobadas.

27 de octubre de 2010. El Estado registró hasta el mes de septiembre un déficit de 36.363 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que equivale a un 3,45% del PIB, según el avance de los datos de ejecución presupuestaria que ha presentado hoy el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. Este saldo negativo de las cuentas estatales es inferior en un 42,1% al registrado en el mismo mes del año pasado, cuando el déficit fue de 62.781 millones de euros, equivalentes al 5,96% del PIB, y consistente con la previsión de reducción del déficit del Estado para el conjunto del ejercicio.

Este balance es el saldo de unos recursos no financieros acumulados durante los nueve primeros meses del año de 96.135 millones de euros, frente a unos gastos no financieros de 132.498 millones de euros.

En términos de caja, una metodología contable que anota los ingresos y pagos realizados en el momento en el que se hacen efectivos, el Estado presentó un desequilibrio de 37.939 millones de euros, frente al saldo negativo de 62.800 millones que se registró en el mismo periodo de 2009.

INGRESOS NO FINANCIEROS

En las cifras de ingresos no financieros se aportan datos del conjunto de las Administraciones Públicas, antes de descontar la participación de las Administraciones Territoriales (CCAA y corporaciones locales), al objeto de que se pueda realizar un análisis más completo.

Los ingresos no financieros totales ascendieron hasta el mes de septiembre a 128.464 millones de euros, lo que supone un incremento del 9,9% respecto al mismo periodo de 2009. Los ingresos impositivos, que representan el 92% del total, muestran una tasa de crecimiento del 13,5%. En esta evolución positiva inciden varios factores: las medidas de consolidación adoptadas en materia fiscal (supresión parcial de la deducción de hasta 400 euros, elevación del tipo de retención aplicable a las rentas del capital, aumento de impuestos especiales e IVA), que hasta la fecha han proporcionado unos ingresos de 4.000 millones de euros; el descenso de las devoluciones por IVA y la mejora de la coyuntura económica, que ha permitido un incremento de las bases imponibles.

Los impuestos directos generaron una vez cerrado el mes de septiembre unos ingresos de 63.683 millones de euros, lo que supone una disminución del 0,4% respecto al año pasado, debido a la caída de la recaudación por el Impuesto de Sociedades. Los impuestos indirectos, por su parte, presentan en el mismo periodo un crecimiento del 35,7%, impulsado por el buen comportamiento del IVA.

Por figuras impositivas, el IRPF acumula una recaudación de 49.453 millones de euros, lo que representa un alza del 5,6% respecto a 2009. Si se descontasen de este resultado los recursos aportados por las medidas normativas aprobadas por el Gobierno en este impuesto, ese crecimiento del 5,6% se convertiría en un descenso del 0,6%.

El Impuesto de Sociedades ingresó en los nueve primeros meses del año 11.334 millones de euros, un 21,3% menos que en el mismo periodo del año precedente. La caída del primer pago fraccionado de 2010 y de los ingresos por las liquidaciones anuales del ejercicio de 2009 explica la disminución de la recaudación por este impuesto.

El IVA mantuvo en el mes de septiembre el dinamismo que ha venido mostrando durante el resto del ejercicio. Una vez transcurridos los nuevos primeros meses del año, los ingresos por este impuesto ascienden a 37.410 millones de euros, lo que supone un incremento del 57,1% respecto al ejercicio anterior. La disminución de las devoluciones en un 35,4% como consecuencia de los menores importes solicitados de IVA anual y los mayores ingresos por aplazamientos concedidos en periodos anteriores explican, en parte, esta positiva evolución, en la que también influyen el aumento de las bases imponibles debido a la mejora de la situación económica y la elevación de los tipos impositivos.

Los impuestos especiales mejoraron sus ingresos en un 4,2% y aportan 14.923 millones a las arcas públicas hasta el mes de septiembre. Destacan los incrementos de recaudación en el Impuesto sobre el Tabaco (6,1%), que se explica exclusivamente por la elevación de los tipos impositivos, y en el Impuesto sobre hidrocarburos (2,3%), afectado igualmente por el aumento del tipo medio respecto al año anterior.

PAGOS NO FINANCIEROS

En lo que se refiere a los pagos no financieros, éstos sumaron 130.616 millones al cierre del mes de septiembre, lo que supone una caída interanual del 2,2% respecto a los 133.501 millones que se habían pagado hasta septiembre de 2009.

El efecto de las medidas de restricción del gasto se percibe en todos los capítulos, a excepción de los gastos financieros, que aumentan un 9,1% por el mayor volumen de deuda en circulación. Los gastos de personal crecen, también, un 2,7%, si bien la partida referente a sueldos y salarios del personal activo apenas lo hace en un 0,8%. Los gastos corrientes experimentan una reducción del 2,2%; las transferencias corrientes caen un 2,9%; las transferencias de capital, un 14,1%; mientras las inversiones reales se apuntan un retroceso del 11%.

Al cierre del tercer trimestre del año, el Estado presentó una necesidad de endeudamiento de 43.209 millones de euros, frente a los 85.290 millones registrados en el mismo periodo de 2009, lo que representa una disminución del 49,3%.

Los principales indicadores de la actividad económica y financiera del EstadoAbre nueva ventana

Bilatzaileaz

Generic bilaketa Ogasun eta Funtzio Publikoko Ministerioak forma

Banners Destacados

Ogasun eta Funtzio Publikoko Ministerioaren informazio garrantzitsua estekak

Egoitza Elektronikoa (Abre nueva ventana)Datu ekonomiko finantzarioak bankua (Abre nueva ventana)Central de informacionParte-hartze publikoa arautze-proiektuetan